fbpx

Batalla de Boquerón - 21 de Septiembre  vigésimo primero día de Combate

Guerra del Chaco

Batalla de Boquerón - 21 de Septiembre  vigésimo primero día de Combate

 

Fortín Boquerón. 17 de Septiembre de 1932

Día trágico para los defensores de Boquerón. Ha caído prisionero en manos del enemigo un sargento del Regimiento 14 de Infantería. Después de torturarlo inmisericordemente y de obtener de él algunos datos referentes a nuestras posiciones, lo han devuelto hacia nuestras trincheras con los ojos vaciados. El infeliz andaba dentro de la maraña del monte dando tumbos y tropiezos en los troncos de los árboles. Conducido por los nuestros, ha declarado que le han sacado, por medio de torturas, algunos datos del que se halla totalmente remordido y pide a gritos que se le dé muerte:
—¡Soy culpable! ¡Soy el ser más inservible! ¡Debo morir! ¡Compañeros dadme un fusil por favor...!
— La desesperación de aquel muchacho va en aumento...
Sus manos se retuercen de desesperación, dolor y remordimiento.

El lugar donde está de pie, se va cubriendo de sangre que sale de las cuencas vacías, un líquido bermellón cubre su rostro cubierto de sangre coagulada. Se retuerce... y, busca con la mano a alguno que le tome. Los que espectan aquel cuadro de
barbarie, están mudos de terror y de rabia. No saben qué hacer. El sargento quiere llevarlo ante el comandante; pero, otros, se apiadan de aquel desdichado y sugieren darle un fusil; lo toman del brazo y lo llevan dentro de la maraña del monte.
Luego, se oye un disparo. El soldado se ha suicidado. Allí mismo se abrió un pequeño hoyo en el que le dieron sepultura...
Tampoco tiene éste, una cruz que le recuerde.
No ha pasado ni una hora de este acontecimiento, cuando se siente un fuego graneado sobre el sector del Capitán Manchego. Este oficial, enardecido por el fragor del combate se cuida poco y sale apresuradamente de su puesto de comando, cuando vuelve; un proyectil de mortero y una ráfaga de ametralladora lo tienden para siempre en el suelo, junto a otros. Su estafeta da la alarma por la muerte de su Capitán. Llevado al puesto de socorro entre los últimos estertores, muere con los ojos abiertos...

En esta misma mañana, caen los tenientes Alfredo Vargas y Juan de Dios Guzmán. Este último del Regimiento Campos.

El combate se generaliza, se cree que será el asalto final. El tiroteo se hace tan nutrido, que es una inmensa tostadera. El sargento que hace un momento se suicidó, había dado los detalles de nuestras posiciones y ahora se dejaban sentir los efectos que produjo la imprudente información. Caen heridos varios oficiales. Entre ellos, Dávila, Peñaloza y López Sánchez.
Este último presenta una herida bastante grave, tiene un proyectil en el pulmón...

Ha calmado el fuego después de dos horas de intenso tiroteo. Prosiguen ahora la obra de destrucción, los morteros y los tiros de artillería. Hacia el sector del teniente Pardo, el enemigo se ha acercado demasiado, tal que se ha atrincherado en un bosque muy próximo desde donde hace fuego sin interrupción, todo el día. Ráfagas cortas dirigen sus tiros al centro del fortín. El tableteo se convierte en pesadilla. Todos buscan al tirador de la fatídica pieza que se encuentra, seguramente, bien mimetizada. Los árboles son observados con anteojos de campaña y se descubre al enemigo que está sobre un árbol
bastante grueso. Se emplaza una ametralladora pesada y se ofrece el anteojo al tirador de la pesada, para que pueda precisar los disparos de su pieza; mientras el oficial le describe el lugar donde se encuentra el enemigo. El tirador, luego de
observar detenidamente el bosque, consigue descubrirlo y exclama gozoso: “Visto mi Teniente.” Dirige su pieza con su cinta de proyectiles, y cuando el otro dispara una ráfaga, suena a su vez la ametralladora boliviana, y se ve que el tirador y
sirvientes, quedaron colgados en las ramas del árbol hasta que el primero pronto cayó al suelo como una bolsa. La pieza debió sufrir deterioros, porque desde ese momento se apagó la música infernal del tableteo.

Hace dos días que aviones paraguayos nos visitan diariamente. Primeramente esperan que nuestros aparatos retornen a sus bases para poder sobrevolar sobre nuestras posiciones, y al hacerlo, nos envían andanadas de proyectiles. Nuestra única pieza antiaérea está descompuesta; se atascó un proyectil y no la pueden habilitar. A las tres de la tarde vuelve a
presentarse el avión paraguayo, o mejor dicho, los aviones paraguayos que son dos, de un color plomizo. Son biplanos.

Probablemente de la misma marca que los nuestros o por lo menos, del mismo tipo; sólo se diferencian en el color y en la bandera que llevan. Uno de los aviones se dirige hacia Yucra mientras el otro, vacía sobre Boquerón las cargas de sus ametralladoras, y una vez que ha terminado su misión, se dirige hacia Isla Poí. El que se dirigió a Yucra ha sido atacado por uno de nuestros aviones que le tiene debajo y le va disparando sin interrupción. El aparato paraguayo va perdiendo altura,
pasa por las posiciones del reducto de Boquerón casi por encima de los árboles. Nos parece que cayó a poca distancia; pues tomó la dirección de Isla Poí, siempre seguido por nuestro avión; al poco rato se siente en el espacio el ruido del motor que se acerca. Es nuestro avión que después de dar una vuelta por las posiciones bolivianas, se dirige a la base de Arce...
El aparato paraguayo esta vez también fue derrotado... (Dentro de poco, comprobaríamos que el aviador había sido herido en el brazo derecho, y que su máquina sufrió serios desperfectos).

Nuestra situación dentro del reducto ha empeorado; a la falta de víveres, munición y agua, se ha sumado el hecho de que todos nuestros puestos de comando están ubicados por los morteros, lo que hace imposible permanecer dentro de aquellos.
Nuestros oficiales prefieren estar en las trincheras junto a sus soldados...

A las seis de la tarde ha conseguido entrar dentro del fortín, una fracción de cuarenta hombres al mando del teniente Grosberger. Traen cada uno, una pequeña bolsita de víveres y charque. Estos soldados al verse dentro del fortín, piden que se les dé de comer... Ironía del destino! Nos piden de comer, cuando hace días los mismos defensores del reducto no han probado bocado!... Hay entre ellos un oficial que dice ser baqueano en el monte. Se llama Subteniente Germán Busch. Es delgado, de buena estatura. Tiene el cabello un poco ensortijado. Charlan con otro oficial del reducto. Después de recibir el parte respectivo, el coronel Marzana ordena que la fracción vuelva a su base, ya que el aumento de tropas en Boquerón, donde todo escasea, se tornaría más peligroso.

A las siete de la noche, esa tropa vuelve; pero para entonces la entrada que ellos creyeron abrir, se volvió a cerrar. No fue más que un ardid del enemigo. La consigna era dejar entrar pequeñas fracciones y no dejar salir de Boquerón a ninguna.
Es así que cuando las tropas del teniente Grosberger quisieron salir, el enemigo ya los esperaba bien atrincherado. Un nutrido fuego de fusilería hizo que las tropas no atinasen a “pechar” el monte o regresar. Optaron por el primero, pero
muchos debieron caer en el campo de combate y otros cayeron prisioneros... Los que se salvaron, tuvieron que vagar por el monte espinoso y recién al día siguiente pudieron salir al Puesto Ramírez, con la ropa totalmente destrozada y la piel desgarrada por las carahuatas que abundan en el interior de la maraña.

Hoy ha podido llegar el soldado que viera morir al Capitán Victor Ustárez, del que en capítulos anteriores se ha mencionado su hazaña. Ha tenido que arrastrar sus piernas heridas en una distancia de más de tres kilómetros. Está totalmente agotado.

Se lo han llevado al puesto de emergencia y allí, entre lágrimas, cuenta lo que ocurrió. La noticia de la muerte del Capitán ha tenido efectos desmoralizadores entre la oficialidad y la tropa del Regimiento Campos. Era amigo de todos, y todos lo apreciábamos como a un hermano.

Mientras tanto, el hambre dentro del reducto de Boquerón es de tal manera; que se ha dado fin a los mulos del Escuadrón del teniente Faustino Pardo. El último ha sido carneado, y, ni el cuero se ha desechado. Un soldado, comentando, decía:
— ¡Bah!... El cuero cuando se lo hierve, se vuelve como cola; con un poco de sal o azúcar, es algo parecido a la gelatina que sirven en las pastelerías de nuestras ciudades...

Otros soldados que no han tenido la suerte de que les toque un trozo de carne de mula o un pedazo de cuero, van buscando por dentro del monte y en la que fue cocina, algunos huesos desparramados. Uno de ellos ha encontrado unas pezuñas y varios huesos, que los mete en su morral como si robase los restos de una comida mejor en otro tiempo. Los lleva hacia el monte. Allí cava un hoyo profundo, donde se mete. Vuelve a salir. Recoge un poco de leña y cubriéndose con una frazada enciende un fuego, extrae una caramañola pila que contiene agua; la vierte dentro de una pequeña lata y en él los huesos que ha recogido y espera; espera que el líquido se torne un poco grasoso, mientras él va atizando el pequeño fuego.
Después de media hora de hacer hervir el hueso, lo saca. y se prepara a darse un banquete, “un caldo suculento” ¿A la que? ¡Se puede llamar a la “huancaina”, o a la “italiana”...! Pero, en fin sin darse cuenta, el pobre defensor de Boquerón, se ha suministrado para sí una buena dosis de calcio, que por otra parte llenará por lo menos su estómago vacío que se retorcía de hambre. Satisfecho, ahora se dirige a su posición, donde reanuda su labor de vigilancia. Esta labor se ha convertido en una cosa normal.

Se ve deambular dentro del bosque soldados que, con sus cuchillos o con cualquier pedazo de hierro, van tanteando la tierra en busca de una raíz tuberosa que tenga sustancias feculentas que les sirvan para aplacar el hambre y la sed que les devora... Los defensores de Boquerón, vuelven a la edad de la barbarie... Sus instintos, sus cualidades y todas sus
facultades, han hecho regresión a aquellos tiempos primitivos... Viven en una caverna que es su cueva o su trinchera; visten de harapos que hacen las veces de la piel de los animales de la prehistoria; comen y se alimentan de raíces, desperdicios de la naturaleza, y en vez de agua, beben hasta su orín, y su instinto de matar se ha refinado de tal manera, que son verdaderos artistas. Sus víctimas en su mayor parte llevan la señal de su pericia; es decir, un disparo entre ceja y ceja...
¡Cuántos de aquellos a quienes se envía una bala, harán que lleven una maldición hasta la fosa...! Metrallas, explosiones, que destrozan las vísceras, balas que levantan la tapa de los sesos, heridos que se revuelcan en la podredumbre de la gangrena, ojos que avizoran la impenetrabilidad del bosque en busca de su víctima... Polvo, mugre, lamentos de dolor, gritos de rabia y de maldición... Este es el cuadro tétrico de Boquerón... Todo aureolado por un bosque que ronca, que aúlla, que truena y por último que destroza y mata...! ¿Quién reconstruirá lo que se ha destrozado y destruido...? ¿Quién devolverá lo
perdido? ¿Quién hará que vuelva todo lo que se fue.. .? ¡Nadie! ¡Nadie, Dios mío! Y sin embargo, van muriendo hombres que podían ser útiles para el trabajo honesto del campo, de las minas y de las ciudades... ¡Total, cientos de heridos y decenas de muertos... Cientos de inútiles y decenas que ya no volverán...!

Son las nueve de la noche. Nuevamente se siente en el sector del teniente coronel Luis Cuenca el tableteo de las metrallas y el graneado disparo de la fusilería. El enemigo concentra su fuego de artillería en ese sector. Se ve en el monte que la tropa paraguaya se acerca haciendo saltos. Los nuestros salen a sus troneras y observan cómo se van acercando los pilas.
Quieren aprovechar de la oscuridad de la noche para probar si pueden romper la línea de defensa.

La oscuridad no es motivo para que aquellos soldados acostumbrados a los elementos y a todas las circunstancias de la naturaleza, vean la proximidad del enemigo y de su avance. Se pierden los cuerpos en el suelo. La artillería ha cesado,
mientras dos ametralladoras van disparando hacia las posiciones bolivianas; mas, éstas permanecen mudas esperando la proximidad del enemigo. Ya se encuentra a quince pasos de las trincheras del fortín cuando de un momento a otro, una orden trasmitida por medio de un silbido agudo, ha dado la señal. Es entonces que cuarenta bocas de fuego esparcen en el monte su reguero de plomo, produciendo un alarido de muerte y desesperación. Los nuestros, ante la inminencia del peligro que significaba la proximidad del enemigo, han calado sus bayonetas y esperan la irrupción de los pilas. Unos han saltado
dentro de las posiciones; pero éstos han sido acuchillados por los defensores. Se sucede otro oleaje de atacantes; vienen como refuerzo; mas, éstos, disparan a sus mismos compañeros, creyendo que son bolivianos. Se diezman entre ellos; pero,
al darse cuenta, ya es tarde. Muchos, muchos han muerto entre el fuego y el cuchillo. Las bajas paraguayas deben ser desastrosas, porque se oye una orden en guaraní y aquel asalto que parecía el principio de nuestra ruina, fue disminuyendo poco a poco en intensidad, hasta que sólo se sintió en el campo los lamentos y ayes de dolor de los heridos paraguayos que habían quedado abandonados en el campo por sus compañeros. Los nuestros, después de haberse cerciorado que los pilas se habían retirado, salieron en busca de munición y de algo de comer. Estos eran “ricos” en municiones; pues, cada uno tenía por lo menos ciento cincuenta cartuchos de guerra. Las armas que dejaron reemplazaron a las nuestras, que por el uso tenían los cañones ya dilatados.

Luis Cuenca se portó en esta nueva oportunidad en forma valiente y singular. Por su actuación y por la serenidad de su comportamiento, supo ganarse un apretón de manos del jefe del reducto, otro tanto fue felicitada la tropa. Boquerón continuaba con el brazo y el arma listos para su defensa. No importa que el ataque sea de día o de noche; pero el valor defensivo siempre está alerta sin importar las deficiencias ni las condiciones adversas en que le ha puesto la naturaleza...

Fuente: Boquerón: diario de campaña. de ANTONIO ARZABE REQUE.


 

En Boquerón, ordenan refrigerar los cañones con las últimas gotas de agua y aguantar la sed

El 21 de septiembre de 1932, las tropas bolivianas que permanecen en el fortín Boquerón se enfrentan a un duro problema: refrigerar los cañones de repuesto con la poca agua y orines, o calmar la sed de soldados; optan por refrigerar cañones y soldados deben aguantar la sed. Sbtte. Alberto Taborga BOLIVIA


 

PARAGUAY
Hay algo de magia en este puñado de invisibles defensores que resisten con endemoniada obsesión en el reducto boscoso. Es pelear contra fantasmas, saturados de una fuerza agónica, mórbidamente siniestra, que ha sobrepasado todos los limites de la concusión, del aniquilamiento, de la desesperación”.


(Fragmento de “Hijo de Hombre” PARAGUAY).

Buscar

LA PAZ

EMI Irpavi
Telf: 2775536 - 2799505
Fax: 2773774
EMI Central Av. Arce No. 2642
Telf. 2432266 - 2431641 - 2435285

lapaz@adm.emi.edu.bo

SANTA CRUZ

Tercer Anillo Radial 13

Telf: 3527431 - 3579545
Fax: 3579545

santacruz@adm.emi.edu.bo


COCHABAMBA

Av. 23 de Marzo, Zona Muyurina
Telf: 4531133 - 4530361
Fax: 4530361
Av. Lanza entre Oruro y La Paz
Telf: 4521844

cochabamba@adm.emi.edu.bo

RIBERALTA

Nicanor Salvatierra N° 154
Barrio La Cruz
Telf: 8524373

riberalta@adm.emi.edu.bo

TRÓPICO

Calle Germán Bush
Distrito N° 9 - Shinahota
Cel.: 71291823 - 71291829

tropico@adm.emi.edu.bo

© 2019 Escuela Militar de Ingeniería      Contacto     Correo institucional      Quienes somos     Politicas de Uso